jueves, 27 de abril de 2017

BARCELONA CAU de Valentí Puig - Visió dantesca de la Barcelona del 39 - Valoració 8,5 sobre 10

Páginas 224
Idioma Catalán
Publicación 2012
Editorial Proa
Barcelona, ​​finals del 39, a punt de ser presa per l'exèrcit franquista, viu en un clima dantesc on l'única cosa important és sobreviure i satisfer els instints més baixos. L'anarquia, el caos, la rapinya i la traïció s'han apoderat de la ciutat sota la llei del campi qui pugui. Delacions, traïcions, execucions, robatoris, tripijoc en el mercat negre, sexe salvatge, expressat amb olors i suors, que es compra i es ven per insignificances; s'assassina per un ploma estilogràfica ... Hi ha una escena de sexe extrem amb un poni ...

En aquest entorn, Víctor, agent doble dels serveis d'intel·ligència republicans i quintacolumnista, coneix i s'enamora de Paulina; aquesta li demana que trobi i alliberi al seu germà, detingut en una txeca. La novel·la compte les correries, els saquejos i les trobades de Víctor amb altres personatges, camaleònics i oportunistes tots, d'igual o pitjor mena que el mateix Víctor.
L'estil és concís, sintètic, la frase i el vocable treballats, el ritme trepidant i el llenguatge elaborat. La mirada selectiva: la gent noble i honrada (que n’hi hauria), a Puig no li interessen. Molt bon escriptor amb molt mal concepte del gènere humà.
 ¿Has leido el libro o te gustaria leerlo?. Haz tu comentario. Has llegit el llibre o t'agradaria llegir-lo ?. Fes el teu comentari.

jueves, 20 de abril de 2017

SOTA LA POLS de Jordi Coca - La mirada d'un infant a la Barcelona esclafada de postguerra - Valoració 8,5 sobre 10

Páginas 224
Idioma Catalán
Publicación 2001
Editorial Proa
 
Barcelona, ​​anys 40-50. Un nen relata les seves correries amb amics, les baralles familiars provocades pel pare amargat i iracund que els maltracta a ell ia la seva resignada mare, recorda un germà mort, al seu avi afusellat pels nacionals, el seu amic Joanet que es va tirar al tren , un oncle mor en accident de cotxe ... el nen, aterrit i desconcertat, en un ambient de por i misèria, sota l'amenaça de les denúncies falangistes, l'implacable fred hivernal i les explosions d'ira del pare, troba refugi a la casa bruta i atrotinada d'una estranya família, cultes i viatjats, que li obren els ulls al món dels llibres.
El protagonista recorda al Holden de Salinger, més jove, més trist i més acovardit. No es rebel·la; s'amaga, observa i aprèn. L'estil clar i senzill; els diàlegs curts, truncats. La novel·la, més impressionista que discursiva, reflecteix l'ambient miserable d'un barri popular de la Barcelona esclafada de postguerra.
El meu propòsit: posar-me al dia en novel·la catalana contemporània. Ja veurem.
¿Has leido el libro o te gustaria leerlo?. Haz tu comentario. Has llegit el llibre o t'agradaria llegir-lo ?. Fes el teu comentari.

sábado, 15 de abril de 2017

TODO CUENTA de Saul Bellow - Tan estimulante que no te aburre ni aunque se lo proponga - Valoración 9 sobre 10

Título original It All Adds Up
Traductor Benito Gómez Ibáñez
Páginas 407
Idioma Español
Publicación 1948 (2005)
Editorial Galaxia Gutenberg
El lector empedernido, y me considero uno de esos tras cuarenta años de lectura y más de 3.000 libros en la saca, desarrolla anticuerpos que lo protegen contra el aburrimiento de la trivialidad; con el tiempo, esos anticuerpos se ponen cada día más exigentes y puñeteros, de manera que cada vez son menos los libros que logran superar las defensas y más los que se caen de las manos. Hay rachas que paso más tiempo empezando y descartando que leyendo enteros los libros elegidos. Una de las raras excepciones a la ley de la exclusión por trivialidad es Saul Bellow que, bendito él, no te aburre ni aunque se lo proponga,

Una miscelánea es una caja de sorpresas. ¿A quién no le gustan las sorpresas? Y más de un autor del que el The New York Times Book Review dijo: “Frase a frase, página a página, Bellow es, simplemente, el mejor escritor que tenemos”.

“Todo cuenta” es una recopilación de artículos, crónicas de viajes, conferencias, entrevistas, ensayos, piezas autobiográficas…Un manantial sin desperdicio que recorre toda su vida activa de escritor que intentó hacer literatura minoritaria para el gran publico. Sin desperdicio es la clave; hoy, que vivimos la “Edad Dorada de la Cháchara”, de la opinión prefabricada, de teletertulianos que hablan y saben de todo, de la cultura de distracción sin atención, Bellow nos avisa ¿Cuándo es intrascendente la ignorancia?

Por un momento, he pensado en resaltar los artículos que más me han gustado, pero enseguida descarto la idea; el libro es una mina y en cualquier párrafo puedes hallar la gema de una deslumbrante observación, reflexión o descripción. Las redes sociales imponen el dominio de la cita y el pensamiento breve (a menudo cursi), que está engendrando un nuevo tipo de literatura hecha de fragmentos de vida cotidiana y frases célebres, muy elogiada por la crítica (pienso en “Departamento de especulaciones” de Jenny Offill); pues bien, eso ya lo teníamos con Bellow; y a lo grande, acompañado por toda la orquesta sinfónica. Cada una de sus obras podría producir un diccionario de citas y frases célebres.

“Todo cuenta” recopila los mejores artículos que Bellow produjo a lo largo de 45 años. Hay artículos autobiográficos como los que rememora el Chicago de los años 30 o el París del 48; sobre cultura, arte, política, arquitectura, televisión, tecnología, Nabokov y su Lolita; recuerdos de amigos y colegas como John Berryman, John Cheever e Isaac Rosenfeld; viajes a la España del 48, a Illinois en el 47, a Israel durante la Guerra de los Seis Días en el 67, los cambios en el París y Chicago del 83, Vermont, la Toscana, la presidencia de Franklin Delano Roosevelt, la visita de Khrushchev a U.S.A.…El libro termina con una larga entrevista en que repasa su vida desde que estuvo ingresado en el hospital a los ocho años.

Echo en falta más comentarios sobre escritores contemporáneos (Updike, Mailer, Styron…) y me temo que, en este caso, el silencio es desprecio. Las reflexiones sobre el arte (abundantes), o la religión (escasos), me parecen oscuros como es habitual siempre que se habla de estos temas. No comparto sus anhelos de trascendencia; su concepto elitista de la cultura (pero…¿puede ser otra cosa?); su queja de la superficialidad de la vida moderna, irritado con una sociedad indiferente a la literatura que ha empequeñecido al individuo. Pero resulta tan estimulante que no necesitas estar de acuerdo con todo. Y, por encima de discrepancias, la sensación de que las preguntas son las correctas.

De los árabes dice “¿A qué viene tanta dignidad tradicional?” ¿Qué diría hoy del terrorismo islámico?

Dejo una pequeña selección de sus dardos críticos:

De la enseñanza de la literatura:

La enseñanza de la literatura ha sido un desastre. Entre el estudiante y su libro de lectura se extiende una sombría zona de preparación, un absoluto cenagal.”

En las facultades y universidades no se inculca la pasión por la novela y la poesía. Se aprende a llevar una conversación culta durante unos minutos sin revelar ignorancia ni estupidez.”

Del ambiente marxista del Paris de la posguerra:

La solución comunista, hasta donde yo podía juzgar, encontraba tanto eco en la opinión pública, que era imposible cortarse el pelo sin tener que soportar torrentes de marxismo del peluquero.”

Desconfía de los medios de comunicación:

Los periódicos deben leerse con astucia y cautela, a la defensiva. Sabemos perfectamente que los periodistas no pueden permitirse el lujo de decirnos claramente lo que pasa. Hay observadores dignos de confianza que creen que la prensa no puede dar a los norteamericanos una imagen un tanto verdadera del mundo. La palabra escrita no es fidedigna, y la palabra hablada (radio y televisión), irresponsable.”

Durante años ligado al marxismo, rechaza las ideologías:

Ahora bien, «ideología» es un término por el que en general se entiende el hecho de no pensar por uno mismo. Para Marx, la ideología era una deformación producida por una clase social, una corrupción de la realidad perpetrada por el capitalismo. La ideología, en resumen, es un sistema de falso pensamiento y de no verdad que puede conducir a la obediencia y al conformismo.”

 ¿Has leido el libro o te gustaria leerlo?. Haz tu comentario. Has llegit el llibre o t'agradaria llegir-lo ?. Fes el teu comentari.

jueves, 13 de abril de 2017

DEPARTAMENTO DE ESPECULACIONES de Jenny Offill - A mendida del pensamiento breve de las redes sociales - Valoración 7 sobre 10

 Título original Dept. of Speculation
Traductor Eduardo Jordá
Páginas 176
Idioma Español
Publicación 2014 (2016)
Editorial Libros del Asteroide

Una crítica la pone de “obra de culto”; el New York Times la sitúa entre los 10 mejores libros del 2014…”La nueva revelación”, “la promesa”… ¿Por qué leo esta novela? Yo, el más chamuscado por las grandes promesas de la crítica publicitaria…Porque es cortita, y por probar.
La fórmula consiste en combinar el tenue hilo narrativo de la vida cotidiana de una pareja con citas y frases célebres de científicos, filósofos y curiosidades varias. El lenguaje es claro, sencillo y asequible. El texto muy fragmentado con frases cortas y saltos temáticos.
Los personajes son la esposa, el esposo, la niña, el filósofo y el casi astronauta. La pareja se conocen, se casan, tienen un bebé muy llorón, una plaga de chinches en casa, la niña sufre un accidente en un columpio y se rompe la muñeca, el esposo es infiel, la esposa sufre y cavila sobre la infidelidad…en fin, vida cotidiana.
Es una novela cortita, ligerita, pensada para los tiempos que corren: los de las redes sociales; pensamiento breve, citas y frases célebres a granel, la infidelidad como tema central, lenguaje sencillo, texto troceado y personaje central, la esposa, muy agobiada y confusa. El parangón narrativo de esos libros que están entre la autoayuda y la filosofía de lo cotidiano. Está bien, simplemente; pero ¿obra de culto? La mejor novela que recuerdo sobre la infidelidad es “Cásate conmigo” de John Updike. Ni comparación.
Una muestra de sus muchas curiosidades mencionadas:
La esposa lee en internet acerca de una cosa llamada «la niebla del marido infiel». La persona que tiene la aventura se queda atrapada en ella. Su antigua vida y su mujer se vuelven insoportablemente irritantes. Su hipotética nueva vida le parece un sueño refulgente. Y todo esto, según parece, está relacionado con los efectos de la química en el cerebro. Es un combinado muy parecido al de la anfetamina y mucho más eficaz que el que regula el cariño profundo. O al menos eso dicen los biólogos evolutivos.”

 ¿Has leido el libro o te gustaria leerlo?. Haz tu comentario. Has llegit el llibre o t'agradaria llegir-lo ?. Fes el teu comentari.

sábado, 8 de abril de 2017

LA VERDADERA de Saul Bellow - Un esbozo repleto de deslumbrantes destellos.- Valoración 9 sobre 10

Título original The Actual
Traductor José Luis López Muñoz
Páginas 144
Idioma Español
Publicación 1997 (2006)
Editorial DeBolsillo

Si no has leído a Saul Bellow aún, deberías hacerlo porque se trata, quizá, del mejor narrador contemporáneo. Me gustaría aconsejarte que empezaras por sus novelas breves como aperitivo, para pasar al primer plato… pero no es el caso. No con Bellow. ¿Por qué? Pues porque son obras de madurez, concentradas; su pensamiento y estilo, exprimidos, destilados, producen un jarabe difícil de apreciar si no conoces de donde proceden sus sabores. ¿De dónde proceden? De sus novelas más extensas: Augie March, Herzog, Humbolt…Pero no sé que aconsejar. Yo lo leí hace años, sin orden preestablecido, cuando mi triunvirato americano favorito eran Bellow, Malamud y Updike; después vino Philip Roth, John Barth, etcétera. Quizá empezaría por “El diciembre del decano” y “Las aventuras de Augie March”. No sé; eso cada uno.

De Bellow no esperes tramas redondas y acabadas; sus novelas, como ciertos cuadros, son para mirar de cerca y saborear cada párrafo. Al contrario que con los cuadros impresionistas, en que la distancia concreta las formas, las novelas de Bellow son preciosas de cerca y difusas de lejos. Sus obras extensas apabullan y las breves desconciertan. No es un autor fácil de tragar entero, pero exquisito a cucharadas.

El anciano millonario Sigmund Adletsky contrata a Harry Trellman para que forme parte de su equipo de asesores como “observador privilegiado” de la psicología humana. Harry, el narrador, hombre de negocios retirado, cauteloso y de rasgos orientales, acompaña al matrimonio Adletsky en la negociación de la compra de un apartamento de lujo que venden Bodo Heisinger y su esposa Madge. Allí se encuentra con Amy Wustrin, su primer amor de instituto que ahora es decoradora. Mientras tiene lugar el tira y afloja por la venta del apartamento, Harry y Amy revisan su pasado.

Novela sobre la fugacidad, el misterio y el azar de la atracción amorosa, revelados en diálogos cortos que iluminan y, a la vez velan, la historia de un amor interrumpido durante décadas. El lector no contempla un cuadro, atisba un esbozo repleto de deslumbrantes destellos.

Ya no era atractivo como antes. No sólo estaba mal de salud. En general, se encontraba en un estado terrible. Sus ropas olían mal, tenía los dientes sucios, y cuando intentó esa sonrisa seductora que tenía antes, esa elevación deliberada del labio superior, fue un desastre.”

“—Perdió su interés en mí, de esa manera. Hace alrededor de diez años, pasamos por las etapas finales de la ropa interior negra y de hacerla frente al espejo. Yo tenía que inclinarme sobre el respaldo de una silla.

Desearía que Amy no me contara esas cosas.”


 ¿Has leido el libro o te gustaria leerlo?. Haz tu comentario. Has llegit el llibre o t'agradaria llegir-lo ?. Fes el teu comentari.

sábado, 1 de abril de 2017

CÁSCARA DE NUEZ de Ian McEwan - Estilo denso que tiende a desplomarse bajo su propio peso - Valoración 8 sobre 10

 Título original Nutshell
Traductor Jaime Zulaika
Páginas 224
Idioma Español
Publicación 2016 (2017)
Editorial Anagrama
 
Reseña breve de una novela corta.
Un feto cuenta, desde el útero, la relación adúltera de su madre con su tío y sus planes para asesinar a su padre y vender el caserón familiar. La madre, una especie de lúbrica y calculadora Lolita, se llama Trudy; el padre, poeta y editor, John; el amante Claude, hermano del padre, es agente inmobiliario. El feto oye las conversaciones, interpreta los ruidos, especula con las intenciones y, dotado de la autoconciencia de un filósofo locuaz, se debate entre sus deseos de venganza y sus instintos de conservación. Pero no se contenta con eso…se propone intervenir.
Fetos narradores ha habido otros, como el “Cristóbal nonato” de Carlos Fuentes que se preguntaba si valía la pena nacer; referencias a Hamlet, muchas (según algunos, escribir es repetir a Shakespeare); pero creo que éste es el único caso de feto narrador corroído por celos Hamletianos.
La novela, escrita en forma de thriller filosófico, contiene momentos de intenso suspense, pero también, de oscura digresión, a causa del estilo analítico, denso y conceptual, característico de McEwan, normalmente controlado, pero que aquí se desboca hasta ponerse fuera de alcance de su lector habitual. Estilo denso que tiende a desplomarse bajo su propio peso y se sostiene gracias a su sólida arquitectura de suspense.
Una muestra:
Un momento serpenteante de emergencia cerosa y rechinante y heme aquí, depositado desnudo en el reino.”
Prefiero al McEwan gozoso de “Solar”, o al macabro de “Amsterdam”.

¿Has leido el libro o te gustaria leerlo?. Haz tu comentario. Has llegit el llibre o t'agradaria llegir-lo ?. Fes el teu comentari.

viernes, 31 de marzo de 2017

EL PAISAJE DE LA HISTORIA de John Lewis Gaddis - Buen intento de conciliar el método histórico y el científico - Valoración 8,5 sobre 10


Título original The Landscape of History
Traductor Marco Aurelio Galmarini
Páginas 256
Idioma Español
Publicación 2002 (2004)
Editorial Editorial Anagrama S.A


No sabremos lo que somos mientras ignoremos lo que hemos sido. Por eso me interesa el relato histórico y las discusiones metodológicas que lo cuestionan o fundamentan.

“El paisaje de la historia” es una brillante reflexión  que compara los métodos de las ciencias históricas  y las naturales, desmarcándose del rumbo errático de las ciencias sociales que, para Gaddis, persisten en el modelo reduccionista del siglo XIX, mientras que las ciencias puras modernas ya lo han abandonado, adentrándose en el estudio de las regularidades que esconden la complejidad y el caos.

Cita a Poincaré a través de Henry Adams:

Aun cuando «nuestros medios de investigación fueran cada vez más penetrantes —escribió en un pasaje que cita Adams—, descubriríamos lo simple bajo lo complejo, luego lo complejo bajo lo simple. luego de nuevo lo simple bajo lo complejo y así sucesivamente sin poder prever nunca el último término». Estos hallazgos, observa Adams, «prometían bendición eterna a los matemáticos, pero llenaban de espanto a los historiadores

Gaddis recoge el testigo de E. O. Wilson y su concepto de “consiliencia” y se apoya en las reflexiones de Marc Bloch (1) y E. H. Carr (2), para abogar por la “tolerancia metodológica”. Todo vale si el resultado es bueno: intuición, inducción, deducción…La narración histórica, es una simulación del pasado (representación), provisionalmente válida, mientras no sea refutada por nuevos datos. Gribbin, en su magnífica “Historia de la ciencia”, ya explicaba cuan contingente era el progreso científico. Y estoy de acuerdo con los dos; a toro pasado, todo lo que ha sido azaroso y casual se pinta ordenado y bonito. Pero que el progreso científico sea contingente, igual que el histórico, no significa que el resultado también lo sea.

Los conceptos más inspiradores de la ciencia moderna le sirven de metáfora para desgranar los métodos de la investigación histórica; y subraya metáfora para que un nuevo Sokal no lo acuse de extrapolar. Así nos habla del “problema de los tres cuerpos” de Poincaré para discutir la causalidad; de los “atractores” de los sistemas dinámicos para plantear la cuestión del determinismo en historia; o de la autosimilitud y los cambios de escala de los fractales para relacionar la micro y macro historia. La parte en que discute estos paralelismos es muy interesante; por ejemplo cuando explica la autosimilitud a diferente escala de la conducta de Stalin que va de matar a un loro y a un perro que le molestaban, a eliminar a miles de opositores y millones de conciudadanos…¿También le molestaban?

Según Gaddis, la ciencia representa la realidad con modelos y la historia con mapas. Los mapas, como la historia, son distintos según la finalidad que tengan (gasolineras, monumentos, etc.). Para que la representación se adapte a la realidad, hacen falta algunos procedimientos adicionales:

-          Una preferencia por la sobriedad en las consecuencias, pero no en las causas.

-          La subordinación de la generalización a la narración.

-          La distinción entre lógica intemporal y lógica ligada al tiempo.

-          La integración de inducción y deducción.



Dice que la narrativa histórica procede con “experimentos mentales”, como lo hace la filosofía desde siempre o la física de Galileo, Einstein, Maxwell o Schrodinger; imaginando un escenario y deduciendo las consecuencias, alternativas, variables, retroverificación o predicción. La diferencia es que en matemáticas, física o biología, los modelos imaginarios pueden ser corroborados o refutados por observaciones… ¿Cómo se verifica un paisaje (modelo) histórico?

Hay otra diferencia que Gaddis no afronta y que complica enormemente la cuestión metodológica en historia y las humanidades en general: ¿Cómo librarse del sesgo ideológico en la investigación histórica?



Buen intento de conciliar el método histórico y el científico aunque, para lograrlo, atribuye al último más elasticidad de la que podíamos sospechar. Que la ciencia estudie fractales, sistemas complejos y caóticos, no significa que haya dejado de ser reduccionista; sin reducción no habría modelos ni teorías predictivas refutables. Las interpretaciones históricas discuten entre sí durante decenios o siglos, sin que una de ellas prevalezca sobre otras y sea aceptada unánimemente. En historia, los hechos observables, si los hay, se ocultan bajo capas de interpretaciones; una fuente no es un hecho, es una interpretación, y lo primero que hay que establecer es su fiabilidad.

Para avanzar en ciencia hay que hacerse la pregunta correcta y buscar respuestas en hechos observables; determinar donde pescar, tirar la caña y comprobar si el pez tiene la forma y tamaño esperados. En historia, pescamos en el mar del pasado donde ya no hay peces; tiras la caña y sacas un pedazo del texto de un antiguo pescador que habla de peces.

Me queda una duda: en ciencia, la teoría más reciente refuta o completa la teoría anterior; en historia (y en humanidades en general) coexisten numerosas teorías o interpretaciones. Parece más correcto comparar la historia, por un lado, con la ciencia más la ciencia-ficción juntas, por otro.

NOTAS
(1)   Marc Bloch: El oficio de historiador
(2)   E. H. Carr: ¿Qué es la historia?

¿Has leido el libro o te gustaria leerlo?. Haz tu comentario. Has llegit el llibre o t'agradaria llegir-lo ?. Fes el teu comentari.