sábado, 11 de noviembre de 2017

UNA MUJER CON ATRIBUTOS de Lilliam Hellman - Recopila dos libros de memorias: UNA MUJER INACABADA y PENTIMENTO - Valoración 8/10 y 9/10

Título originalAn Unfinished Woman y Pentimento
TraductorMireia Bofill Abelló y Marta Pessadorrona Artigas
Páginas576
IdiomaEspañol
Publicación1969-1973 (2014)
EditorialLumen

Con este título se recogen las memorias de Lillian Hellman (1905-1984) publicadas en dos libros: “Una mujer inacabada” (que no había leído) y “Pentimento” (que releo después de muchos años).

El primero, “Una mujer…” son memorias fragmentadas y apresuradas donde relata su infancia a caballo entre Nueva Orleans y Nueva York, sus primeros pasos en el alocado mundo editorial, su aborto sin anestesia y sus relaciones con diversos personajes literarios de la época, en especial, Dorothy Parker y Dashiell Hammett a los que dedica dos capítulos, quizás los mejores. La excéntrica e incisiva Parker fue su mejor amiga y con Hammett, hombre parco en palabras y de honestidad de acero, mantuvo una larga relación extramatrimonial. No oculta su antipatía por Hemingway ni lo poco que aprecia su obra, y su admiración por Faulkner y Fitzgerald. Alterna diarios de los años 30 y 40 en la Guerra Civil española y la Unión Soviética con textos escritos en los 60 donde relata su reencuentro con los mismos personajes que conoció en Valencia, Madrid, en misión cultural en Moscú o en un precipitado viaje al frente ruso; se trata de gente corriente o significativa como Otto Katz, al que aprecia y del que desconoce su papel en los servicios secretos soviéticos (Aparece en el libro de Koch, las memorias de Koestler y las de London). Hellman da la sensación de haber escrito “Una mujer inacabada” con impaciencia, cierta desgana y selección algo caprichosa de los hechos registrados.


 “Pentimento” gira en torno a su familia, padres, tías, y en concreto, a Bethe, calificada de concubina por vivir con un mafioso italiano, y el tío Willy, atractivo, aventurero, de personalidad arrolladora e involucrado en el tráfico de armas, provoca un enamoramiento fascinado en la joven Lillian. Central y polémica la historia de Julia, amiga de la infancia y activista anti-nazi en la Alemania anterior a la guerra, constituye un relato de puro género de espionaje. El lector quiere saber más sobre las actividades antinazis de Julia y la organización clandestina que la respalda, pero Hellman no lo cuenta porque no lo sabe, más allá de misteriosos contactos y notas manuscritas entregadas en mano por desconocidos. La polémica vino porque se asoció a Julia con un personaje real, Muriel Gardiner, a la que Hellman afirmó no haber conocido nunca. Sobre este episodio hay película, “Julia” dirigida por Fred Zinnemann (1977),  y protagonizada por Jane Fonda y Vanessa Redgrave.
Otro episodio brillante, quizá el que más, es el que cuenta su relación con el abogado, millonario y excéntrico, Arthur W. A. Cowan; personaje fuerte y contradictorio que recuerda al tio Willy. Hammett, perspicaz, define a Arthur como “un loco que finge que está loco”. Parece que a Hellman le atraen los tipos duros y disociativos si en su trato con ella demuestran un gran corazón; como en el caso de Samuel Goldwyn, el mítico productor, del que cita la famosa frase: «un contrato verbal no vale ni el papel en que se ha escrito».

Echo en falta más detalles sobre el Comité de Actividades Antiestadounidenses de McCarthy ante el que declaró ella, Hammett y muchos otros (hay un encuentro fugaz con Howard Fast), y que ocasionó su ostracismo en Hollywood.

Mujer de carácter, impulsiva, ardiente, irritable y desafiante, con mucho ímpetu, guiada más por el instinto que por la reflexión; declara desconocer el amor romántico, pero siempre en alerta intuitiva, muestra una sutil sensibilidad para captar los estratos más recónditos de la mente humana. A Hellman, los gestos, posturas y silencios le dicen más que las palabras. 8 para “una mujer inacabada” y 9 para “Pentimento”
¿Has leido el libro o te gustaria leerlo?. Haz tu comentario. Has llegit el llibre o t'agradaria llegir-lo ?. Fes el teu comentari.

sábado, 4 de noviembre de 2017

LA VOZ DEL AMO de Stanislaw Lem - leer una cinta perforada de computadora con una pianola - Valoración 9/10

Título originalGłos Pana
TraductorAbel Murcia | Katarzyna Mołoniewicz
Páginas304
IdiomaEspañol
Publicación1968 (2017)
EditorialImpedimenta

Supongamos que has terminado un par de libros, digamos que de filosofía o teoría económica, de esos que, por su densidad conceptual, te obligan a estar concentrado y tomar abundantes notas, y quieres obsequiarte con un “break”, solo para relajarte un poco, entrar en ese letargo reparador sin sumirte en la más profunda estupidez. De acuerdo, eres humano y nadie te lo reprochará. Echas un vistazo a la estantería y te fijas en un Stanislaw Lem, “La voz del amo”. Lo tienes desde hace años y, por alguna razón que no recuerdas, aun no lo has leído. Te dices, venga, un poco de ciencia ficción inteligente me sentará bien. ¡Error! Ya en la primera página te das cuenta de que tienes que espabilar las neuronas, colocarlas en formación de combate y recuperar el blog de notas.

Son las memorias del prestigioso matemático Peter Hogarth componente de un grupo secreto creado por el gobierno de Estados Unidos para descifrar un mensaje estelar llegado en forma de chorro de neutrinos. Peter narra en primera persona como se identificó el mensaje gracias a su estructura circular, su implicación en el grupo de investigación formado por humanistas y científicos de múltiples especialidades, las discusiones, debates y experimentos del grupo, el hallazgo fallido de un arma total, y, finalmente, la disolución impotente del grupo.
El descifrado de un fragmento ínfimo del mensaje permite la sintetización de una masa gelatinosa a la que llaman “Huevos de rana” y otra masa carnosa a la que llaman “El señor de las moscas” porque produce una frenética excitación a los insectos cercanos.

Se barajan interesantes hipótesis cosmológicas como la del ciclo de expansión y contracción del universo cada 30.000 millones de años. El haz de neutrinos es como una memoria cósmica, un código genético universal que permite el desarrollo del nuevo universo tras el colapso:
Se trata de una fisura entre el espacio “positivo” que va desapareciendo, el nuestro, y el otro, el “negativo”… Esa fisura permanece abierta, no cicatriza, no se cierra, porque la radiación —¡precisamente la radiación de neutrinos!— no para de ensancharla.”
El colofón muestra la incapacidad de la mente humana para interpretar una mente muy superior. Sería como leer una cinta perforada de computadora con una pianola, inocuo pero estéril.

La novela es un apabullante despliegue de especulación holística (pluridisciplinar) en que intervienen todas las ramas del conocimiento humano: cosmología, filosofía, ética, antropología, física y química, psicología, matemáticas, teoría de sistemas, teoría de la información, probabilidad, biología evolutiva, lingüística…, sin olvidar la teoría literaria del género autobiográfico.
El condimento literario lo pone el factor humano: las rivalidades y recelos entre los científicos, la intriga belicista del gobierno y el suspense de si se logrará descifrar el mensaje. Inserta la historia personal de alguno de los científicos como la de Rappaport que presenció de niño una ejecución de las SS. Lo completan el buen pulso de Lem para trazar personajes creíbles y un ligero, pero refrescante, toque de humor.
Gran novela si puedes leerla con todas tus antenas de conocimiento desplegadas y tus sinapsis en estado de alerta. No es la obra más adecuada para entrar en el mundo de Stanislaw Lem (mejor Solaris o Diarios de las estrellas), pero si superas el primer tercio la disfrutarás. 
¿Has leido el libro o te gustaria leerlo?. Haz tu comentario. Has llegit el llibre o t'agradaria llegir-lo ?. Fes el teu comentari.

jueves, 2 de noviembre de 2017

CUIDAR LA LIBERTAD de Richard Rorty - Complica la filosofía y simplifica la política - Valoración 8/10

Páginas: 208
Año publicación: 2005
Editorial: TROTTA

El libro reúne varias entrevistas a Richard Rorty entre 1982 y 2001, sobre filosofía y política, con una introducción a cargo del filósofo colombiano Eduardo Mendieta. En su excelente presentación de la figura y la obra de Rorty, Mendieta lo califica de “outsider sin nostalgia, tábano socrático, desmistificador irreverente, perpetuo soñador intempestivo, profeta heroico de los nuevos amaneceres, ingenioso con don de gentes, productor magistral de bricolaje moderno y crítico patriota de un país incompleto.” Y lo entiende como “una anomalía americana peculiarmente extraña.”

Richard Rorty (1931-2007) fue un filósofo de formación analítica, luego giró hacia el pragmatismo de Dewey, James y Sellars y tendió puentes a la filosofía continental de Nietzsche, Gadamer, Derrida y Habermas, del que era amigo. Se declara antimetafísico y siente fascinación por Hegel y Heidegger. Para que conste: yo me tomo la filosofía como mera gimnasia mental y siento pocas simpatías por la mayoría de autores que le gustan a Rorty (excepto Dewey y James). Hace muchos años leí algún libro de Rorty y me pareció interesante y algo confuso; más recientemente, he leído “Miedo al conocimiento” de Paul Boghossian (anti-Rorty total) y volvió a despertar mi interés. Por otro lado, veo mucho respeto a Derrida y a mí no me entra ni con embudo. Veré si puedo hacer algo al respecto.

En filosofía Rorty es antiplatónico y antimetafísico; niega que la mente tenga acceso privilegiado a la esencia de las cosas. Ve la filosofía como un “asunto interno” de los filósofos y cuestiona su relevancia social: “La filosofía es una tradición intelectual importante. Si no se ha leído a Kant, no se puede leer a Hegel. Si no se ha leído a Platón, no se puede leer a Kant. Alguien tiene que absorber todo esto, al fin y al cabo son libros bastante complicados. (…) Creo que a veces los filósofos valoran demasiado su posición en la sociedad y en la cultura, y creo que la izquierda en particular valora demasiado el papel de la filosofía.
Es anti dualista (no hay separación mente—cuerpo) y explica la construcción dualista de Descartes como un diseño para asegurar el estudio de la física en un entorno religioso hostil a su práctica.
La condición humana está inmersa en el flujo evolutivo y no hay Verdad ni trascendencia fuera de él. Cada contexto produce su vocabulario descriptivo y no hay Verdad objetiva fuera o por encima del contexto, ni vocabulario privilegiado que permita a un público escapar a sus límites humanos y ver la totalidad de lo posible. Esta forma de relativismo es la que le discute Boghossian.
Por encima de la filosofía, que es cosa de especialistas, está la política y la ética. En ética defiende la separación de lo privado y lo público: “Mientras que los ciudadanos persiguen en lo privado su sueño de perfección, en lo público están unidos por la solidaridad y el respeto mutuo. Si en nuestras vidas privadas aspiramos a lo sublime, en lo público queremos «evitar la crueldad y el dolor”.

En política se define de la vieja izquierda del New Deal, apuesta por reformas útiles y no por revoluciones. Se trata de luchar por reordenamiento inteligente de lo existente con el fin de “impedir que los ricos desvalijen a los pobres”. Critica la izquierda posterior a los años sesenta en USA por no conseguir que la clase trabajadora blanca apoye una legislación progresista.
Sobre la globalización dice que “Su efecto principal es dar todavía más poder a los ricos. (…) A los ricos siempre se les ha dado bien utilizar los últimos desarrollos tecnológicos para estafar a los pobres.”
Cuando habla de filosofía, Rorty, complica las cosas; si habla de política, las simplifica. Refiriéndose a la proliferación de “culturas” dice: “Yo propondría que hablásemos de prejuicios en lugar de grupos. Antes de que supiéramos que había una cultura afro-americana, o gay, o femenina, hablábamos de negros, gays y mujeres que lo pasaban mal innecesariamente porque la gente tenía prejuicios contra ellos. Supongo que no me queda claro por qué se dice algo más con el descubrimiento de que todos tenemos culturas, o con el fomento de las culturas.”

Todas las entrevistas van precedidas de buenas introducciones al tema que van a tratar, son interesantes y de gran calidad; pero destacaría la que llevan a cabo Derek Nystrom y Kent Puckett bajo el título de “Contra los jefes, contra las oligarquias”. Es incisiva, respetuosa pero beligerante; aprietan a Rorty hasta casi acorralarle. Por momentos parece que el entrevistador sabe más que el entrevistado y se propone cortarle el aire y desarmarlo, sacando a la luz sus carencias. Rorty sabe responder con humildad y dar la razón al otro cuando la tiene; cosa muy rara por estos lares.

Nuevos nombres y deberes: Erik Olin Wright, Joel Rogers y Josh Cohén, marxistas anlíticos que ofrecen soluciones locales a problemas concretos. Michael Williams y Robert Brandom, admirados por Rorty. Leer algo de Dewey y Gadamer.
¿Has leido el libro o te gustaria leerlo?. Haz tu comentario. Has llegit el llibre o t'agradaria llegir-lo ?. Fes el teu comentari.

lunes, 30 de octubre de 2017

EN PRESENCIA DE UN PAYASO de Andrés Barba - Pequeñas flaquezas y decepciones en el teatro cotidiano del conflicto familiar - 7,5/10

Páginas184
IdiomaEspañol
Publicación2014
EditorialAnagrama

Marcos Trelles, físico experimental, va a publicar su trabajo en una prestigiosa revista científica que le pide una nota autobiográfica. Nuria, su esposa, estudió filosofía y es profesora de instituto. Abel Cotta, hermano de Nuria, es un cómico paródico, muy mediático, que cayó en desgracia después de emprender una campaña política al estilo Beppe Grillo. Marisa, madre de Nuria y artista excéntrica, murió en un accidente doméstico. La historia trata de la relación de pareja de Marcos y Nuria, y la relación de ellos con sus familias. De por medio, el episodio de infidelidad de Nuria con Francesco, profesor de italiano y compañero de trabajo, más dos misterios: Marcos encuentra unas fotos escondidas de Marisa desnuda al mismo tiempo que recibe una llamada de su padre informándole de la fuga repentina de su madre con un amante.

Mejor el estilo que la historia.

Estilo sobrio, elaborado, pero sin excesos, autocontrolado y preciso; recuerda a un McEwan de baja intensidad. La historia gira sobre dos ejes: Por un lado, la relación erótico-sentimental de Marcos y Nuria, de escaso interés y poco tensada por la infidelidad de Nuria. Por otro, los dos “misterios” (las fotos de Marisa y la fuga de la madre de Marcos) que quieren desasosegar sin lograrlo; un intento a lo Carver, que a través de lo poco que dice, empuja al lector a imaginar lo que no dice, mucho más oscuro e inquietante. Pero Barba no consigue ese efecto (en el caso que lo pretenda -que no lo sé-).  ¿Qué tiene de chocante que una artista excéntrica esconda unas fotos desnuda? Al fin y al cabo, es excéntrica. ¿No sería más “raro” en una Marisa caracterizada como convencional? Y la fuga de la madre de Marcos…, ¿Qué tiene de misterioso? Ocurre todos los días.
Pequeñas flaquezas y decepciones en el teatro cotidiano del conflicto familiar, narradas con sensibilidad y sutileza, sin superar los límites de la irrelevancia.
¿Has leido el libro o te gustaria leerlo?. Haz tu comentario. Has llegit el llibre o t'agradaria llegir-lo ?. Fes el teu comentari.

domingo, 29 de octubre de 2017

ESPERANZA SIN OPTIMISMO de Terry Eagleton - Buena crítica del optimismo y opaca propuesta de esperanza - Valoración 8/10

Título originalHope without Optimism
TraductorBelén Urrutia
Páginas248
IdiomaEspañol
Publicación2015 (2016)
EditorialTaurus

Terry Eagleton (Reino Unido, 1943) es un profesor de teoría de la literatura, crítico literario y cultural, de raíces cristianas, marxistas y freudianas. Fue discípulo del interesante marxista cultural Raymond Willliams. No son credenciales que, en principio, me resulten demasiado atrayentes; pero, como nos ocurre a muchos lectores, sucumbo víctima de un buen título y una mejor primera frase del libro. El título pica la curiosidad: “Esperanza sin optimismo”. ¿Cómo se cocinará eso? La primera frase:
 “Alguien como yo, para quien la proverbial botella no sólo está medio vacía sino que casi con seguridad contiene un líquido potencialmente letal y de sabor repugnante, quizá no sea el autor más apropiado para escribir sobre la esperanza.”

Nada, me digo, éste es de los míos; y eso parece durante el primer cuarto del libro titulado “La banalidad del optimismo” que empieza pegando fuerte:
“Puede haber muchas buenas razones para creer que una situación va a acabar bien, pero esperar que ocurra así porque eres optimista no es una de ellas.”
Y sigue con una lúcida crítica al libro de Matt Ridley “El optimista racional”, libro que tuve en las manos y, después de ojearlo, descarté leerlo con la sensación de que el buen Matt se subia a la parra. También recibe lo suyo “Los ángeles que llevamos dentro” de Steven Pinker que intenta demostrar el descenso de la violencia en la historia de la humanidad. Eagleton aduce que contar los muertos de cada época en proporción al total de la población mundial en ese momento, no es muy consolador; que la violencia y la injusticia organizada cambia de forma, pero persiste. Por ahí me ha convencido. Hace tiempo que albergo sospechas sobre ese neodarwinismo liberal con tufillo a anarcocapitalismo y apelaciones entusiastas a “la mano invisible del mercado” del mesías  Adam Smith del que Ridley es su profeta en “The evolution of everything” (2015). Sigo siendo neodarwinista, pero empiezo a entrever brechas… ¡Y eso me encanta!

Después va y la lía: Abraham, San Pablo, San Agustin, Santo Tomás, Ciceron, Chejov, Dickens, Mann, Lacan, Lawrence, Kierkegaard, Hegel, Heidegger, Hobbes, Marx, Freud o el Benjamin más mesiánico. La lista es interminable y el trote a pelo; saltos libres sin orden ni sistemática,  zambullido en el proceloso mar de libertinaje metafísico, teológico y literario ( en otras palabras, espeso galimatías), Eagleton se pone opaco. Dedica un capítulo entero al inefable Ernst Bloch y su libro “El principio esperanza” y sus delirantes 1.400 páginas de marxismo místico y extravagantes ensoñaciones utópicas. Eagleton pierde cuando abandona la ironía y se pone trascendente en un viaje febril por la esperanza, la desesperanza y el deseo; su texto se hace confuso, pero el lector perseverante se solazará ante ráfagas de brillantes intuiciones que, al fin y al cabo, es lo que importa.

La palabra esperanza no me gusta, demasiadas resonancias religiosas. San Pablo, San Agustin…, elige sus mejores frases sobre la esperanza, siempre te hablan de la esperanza en la otra vida, de salvación y redención. De nada sirve traer a Adorno en su ayuda: «El único modo que aún le queda a la filosofía de justificarse ante la desesperación sería intentar ver las cosas tal como aparecen desde la perspectiva de la redención». ¿De que redención me hablas? No entiendo de eso. Si me traes a Kierkegaard, más de lo mismo: alcanzar la salvación a través de la desesperanza. Muy bonito, pero…, ¿Qué hacemos con eso? Prefiero la palabra “confianza” en que un deseo se realice, confianza débil, fuerte o moderada, según los hechos que la respalden. La confianza, si es activa, propicia que las cosas ocurran. Como decíamos de jóvenes, si quieres ligar tienes que intentarlo.

Su crítica al optimismo me parece buena, ingeniosa y desenfadada; su defensa de la esperanza, no tanto. Es mejor en el ataque que en la defensa, en la destrucción que en la construcción. Es el problema común a casi toda la crítica cultural: tomas unas cucharadas de San Pablo, San Agustín, Santo Tomás; una pizca de Kierkegaard, Marx, Freud…, lo mezclas con Plenty Coups, el último gran jefe de la tribu crow americana, ¿y que tienes?, una sopa insulsa de sabor indiscernible.


Richard Rorty, en “Cuidar la libertad”, dice: “Si no se ha leído a Kant, no se puede leer a Hegel. Si no se ha leído a Platón, no se puede leer a Kant. Alguien tiene que absorber todo esto, al fin y al cabo son libros bastante complicados.” Para leer a Eagleton (o a Derrida, a Harold Bloom o George Steiner) deberías haber leído todo, nadie lo ha leído todo, luego no puedes discutir con un crítico cultural (ni siquiera otro crítico cultural).

¿Has leido el libro o te gustaria leerlo?. Haz tu comentario. Has llegit el llibre o t'agradaria llegir-lo ?. Fes el teu comentari.

miércoles, 25 de octubre de 2017

RODALIES de Toni Sala - Nihilisme sense causa.- Valoració 7/10

Páginas146
IdiomaCatalán
Publicación2004
EditorialEdicions 62

Un home, angoixat i buit, pren el tren fugint de la rutina diària d'anys a càrrec del seu bar a l'estació on ha sentit una conversa en la qual dos tipus planejaven alguna cosa i, acompanyat per una dona que ha conegut a l'hostal, es dirigeix a una casa aïllada prop d'un far. Allà espia al que resulta ser un lladre, li colpeja amb una pedra i se'n porta el quadre que el desconegut havia robat. L'acull un vell pastor que viu en una barraca solitària acompanyat per un xai que el segueix a tot arreu com un gos ...
Novel·la fosca, estranya, a l'estil centreeuropeu (Walser, Kafka), nihilista sense causa que, en absència de motivacions més o menys explícites, deixa tot a la interpretació del lector. L'estil: oracions curtes, rotundes, no exemptes de certa freda poesia.
¿Has leido el libro o te gustaria leerlo?. Haz tu comentario. Has llegit el llibre o t'agradaria llegir-lo ?. Fes el teu comentari.

BLANCO DE PLOMO de Susan Daitch - Entretenida, curiosa, trama forzada y acción improvisada.- Valoración 7,5/10

Título originalWhite lead
TraductorMiguel Ros
Páginas288
IdiomaEspañol
Publicación2016 (2017)
EditorialSiruela

El título hace referencia a un pigmento altamente tóxico, utilizado desde la antigüedad para obtener distintas tonalidades de color blanco. Leo la novela por el elogio que David Foster Wallace dedica a la escritora; no al libro, que se publicó ocho años después de la muerte de Wallace.

En la casa de subastas Claiborne’s aparece un cadáver y desaparece el cuadro de Las meninas de Velázquez. Stella da Silva, la conservadora de arte de la firma y posible testigo de los hechos, vigilada y amenazada por unos matones, emprende la investigación de los destinos del famoso cuadro, con la reticente ayuda del agente de policía Demetrius Pitt. La novela es un popurrí de curiosas informaciones sobre la fabricación de pigmentos, materiales, técnicas pictóricas y de conservación, y sobre el tráfico de obras de arte, auténticas o falsas, como medio de blanqueo, intercaladas de escenas de acción algo improvisadas. El ajetreado periplo de Stella resulta forzado, poco congruente, simple pretexto para que la autora inserte digresiones técnicas, y las secuencias de acción, que claramente no son lo suyo, aparecen como incrustadas a capricho.
Todo lo anterior no impide que la obra resulte entretenida, curiosa e informativa para los interesados en las entrañas de las subastas de arte, el mercado negro y la conservación (que no restauración) de pinturas. Y una secuencia original con un chimpancé asesino.
¿Has leido el libro o te gustaria leerlo?. Haz tu comentario. Has llegit el llibre o t'agradaria llegir-lo ?. Fes el teu comentari.